HORARIOS DE MISA Y SECRETARÍA HISTORIA PARROQUIAL VIDA DE DON BOSCO MINISTROS DE LA EUCARISTÍA GRUPO BÍBLICO GRUPO CÁRITAS ADULTOS MAYORES CINERARIO PARROQUIAL CASA LEÓN XIII

lunes, 22 de agosto de 2016

CARTA DEL ARZOBISPO DE BS. AS. MARIO POLI A LOS CATEQUISTAS EN SU DIA

CARTA DEL ARZOBISPO DE BS. AS. MARIO POLI A LOS CATEQUISTAS EN SU DIA


"¡Madre, ayuda nuestra fe!"
"Siembra en nuestra fe la alegría del Resucitado."
(Lumen Fidei, 60)
Queridos catequistas:
Con estas palabras deseo llegar a ustedes para agradecerles, ante todo, la generosa entrega al ministerio que les confió la Iglesia, el cual ejercen con perseverancia y fidelidad. Estoy seguro de que el don confiado está en buenas manos, y con su dedicación y sacrificio, dan vida a la tarea evangelizadora.
Lo digo de este modo porque en la enseñanza paciente y laboriosa de la catequesis, ustedes dan profundidad y continuidad a la obra misionera. Los catequistas de parroquias, santuarios, escuelas, movimientos o donde lo permitan las circunstancias, trasmiten los valores del Evangelio y disponen a los catecúmenos para recibir los sacramentos de la fe.
No pocas veces, a pesar de las limitaciones o incomodidades para dar catequesis −al lado de las camas de los enfermos, en las cárceles, en la calle o donde los quieran escuchar, aceptando los desafíos−, no dejan de fijar siempre en la memoria, la inteligencia y el corazón las verdades esenciales que deberán impregnar la vida entera (Evangelii Nuntiandi, 44).
Ustedes, con su estilo cercano y artesanal −persona a persona−, dan frutos abundantes en el campo de la misión de la Iglesia. Ella les confía a sus hijos, nacidos en las aguas del Bautismo, para que las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad maduren en un encuentro personal con Jesús, y así puedan convertirse de bautizados en discípulos de su Evangelio. Anímense a despertar el compromiso misionero en cada niño, en cada joven: que esa sea una tarea prioritaria en el itinerario de una catequesis permanente.
El papa Francisco nos ha dicho que la Iglesia es una Madre que nos enseña a hablar el lenguaje de la fe (Lumen Fidei, 38), y ese arte se lo ha encargado a las familias y a ustedes, los catequistas.
Le pido al Espíritu Santo, quien les irá recordando todo (Jn 14,26) lo que van a trasmitir, que no les falte el amor a cada uno de ustedes, para que puedan vivir con alegría su misión en la Iglesia, sobre todo, como testigos de Jesús Resucitado.
Los abrazo y los bendigo de corazón.
+Mario Aurelio Poli

No hay comentarios:

Publicar un comentario